Diferencias entre Lux y Lumen

Lumen y Lux: Qué son y En qué se Diferencian

Habrás escuchado muchas veces los conceptos “Lumen” y “Lux” en conversaciones sobre potencias e iluminación. Son dos términos que debemos tener en cuenta para asegurar una adecuada cantidad de luz e intensidad en los puntos que queremos iluminar, además de otros factores como la temperatura o el tipo de luz.

¿Es tan importante la intensidad de la luz? Ten en cuenta que este factor puede afectar a la visión final que tiene nuestro hogar, la vida que desprende. Por lo que, es tan importante no excederse con la cantidad de luz sobre un punto, como no quedarse corto. Aquí es donde entran en juego estos dos conceptos de nombre extraño.

En NTE Sistemas te vamos a explicar en qué consisten los Lumen y Lux y cuál es la diferencia entre ambos, para que brindes a tu hogar la iluminación perfecta. ¡Vamos!

¿Qué es un Lumen?

El lumen se trata de una unidad de flujo luminoso que resulta esencial para medir la eficiencia luminosa que se produce. Es decir, la cantidad de luz que emite la luminaria en relación con la potencia que consume, sin importar la dirección en que la luz se proyecte.

Básicamente, la cantidad de luz que produce la fuente sin tener en cuenta la superficie. Se trata de un factor muy importante a tener en cuenta para controlar la eficiencia luminosa de nuestro hogar.

Cuanto más alto sea el valor numérico del lumen, más cantidad de luz produce la fuente. En el caso de la iluminación interior, es normal que el flujo luminoso varíe entre 1000 y 3000 lúmenes, dependiendo de otros factores.

¿Qué es un Lux?

El lux es una unidad indicadora de la sensación de luminosidad proyectada. A niveles generales, nos ayuda a conocer la cantidad de iluminación visible en el ambiente y la intensidad focalizada sobre un espacio concreto.

El Lux se utiliza para determinar la cantidad de luz que se proyecta sobre una superficie, siendo un Lux equivalente a un Lumen por metro cuadrado. Es fundamental tener en cuenta la orientación de la fuente luminosa, ya que, el Lux no distingue el número de fuentes luminosas, ni el color o la estructura de la fuente.

Es un valor de métrica muy utilizado para la fotometría, valorando los diferentes factores de luminosidad como las longitudes de onda según la funcionalidad. En resumidas cuentas, es la cantidad de luz que proyectamos en un metro cuadrado.

¿Cuál es la diferencia entre un Lumen y un Lux?

Como ves, son conceptos estrechamente relacionados en materia de luminosidad, pero como puedes entender a estas alturas, no comparten el mismo significado.

La principal diferencia entre ambos es que, el lumen indica y mide el flujo luminoso sin guardar relación con la distancia a la que se coloque la fuente de luz que ilumine; mientras que, el lux es la unidad que mide la intensidad de luz en una superficie concreta.

Una forma sencilla para comprender la diferencia entre ambas es mediante un ejemplo práctico con ambos valores. Si una luminaria de 1000 lumens proyecta el flujo luminoso sobre una superficie de un metro cuadrado, estaría iluminando este punto concreto con 1000 luxes. Si se tratase de un espacio de 10 metros cuadrados, la iluminación sería de 50 luxes.

Principales recomendaciones

Ahora que ya conoces los conceptos y cuál es la diferencia entre ambos, es importante que conozcas las principales recomendaciones que son aconsejables para cada espacio y estancia, en materia de cantidades de luxes.

Existen recomendaciones a nivel general para iluminar espacios, dependiendo de si son hogares, naves industriales, restaurantes, etc. Pero también es importante tener en cuenta las recomendaciones para iluminar puntos concretos de nuestro hogar.

De esta forma, nos aseguramos de conseguir la cantidad de luz adecuada para nuestro hogar, sin tener una fuente de luz focalizada demasiado intensa o débil.

  • Para la cocina de un hogar, teniendo en cuenta el tamaño general que suele tener en una vivienda, se recomienda una cantidad variante entre los 200-300 luxes.
  • Para un salón, para un entorno general se recomiendan entre 100 y 200 luxes. Aunque hay ciertos puntos que pueden necesitar otra cantidad de iluminación, como la zona de la televisión, con 50 luxes.
  • El pasillo de la vivienda o las escaleras, deben tener una media de 100-200 luxes para garantizar una buena visibilidad.
  • En el caso de los baños, al igual que con el salón, se recomiendan distintos niveles de iluminación. Para la iluminación general, se recomiendan 200 luxes, mientras que, para centrar la luz sobre la zona del espejo, son recomendables entre los 300-500 luxes.
  • En las habitaciones de la vivienda, siguiendo en la misma línea, se aconseja una iluminación general de 100-200 lux, no demasiado excesiva. En el caso de la zona de la cama o lectura, una fuente de 500 luxes.
  • Por último, para la habitación de los niños se recomienda una cantidad de 300 luxes. Ideal para garantizar una buena iluminación, sin resultar excesiva para los niños.

 

En NTE Sistemas apostamos por la implantación de las luces LED en los negocios y hogares, consiguiendo resultados eficientes y de alta calidad. Estamos a tu disposición para aconsejarte en todos tus proyectos. ¡Contáctanos!

Tags: