01


LA LÍNEA DE LUCES DE CULTIVO CON LA GARANTÍA NTE

A medida que la población mundial crece y las áreas metropolitanas atraen a más y más gente, se presentan nuevos retos para el futuro de los ciudadanos, entre ellos cómo satisfacer las crecientes necesidades de alimentación de una forma sostenible y cercana.

Ante este desafío, el LED promete cumplir un papel fundamental, poniendo a nuestro alcance la posibilidad de configurar la composición de luz exacta para que las plantas crezcan y desarrollen al máximo sus propiedades y características.

De esta premisa nace GROW, la gama de luminarias para viveros de NTE. Un sistema de iluminación desarrollado para acondicionar los cultivos en crecimiento, sin aportar más calor del necesario y asegurando el máximo beneficio para el productor.

DESCARGAR DOSSIER GROW

 

02


LUZ Y CRECIMIENTO

 

Siendo la fotosíntesis el proceso básico que conduce al crecimiento de una planta, la luz forma una parte esencial de la misma, ya que con la energía proporcionada por la luz, la planta es capaz de producir su alimento (glucosa) a partir del gas de dióxido de carbono (CO2) y el agua, que son absorbidas por las hojas y las raíces.

Sin embargo, la única parte del espectro de radiación global que puede ser utilizada por la planta en este proceso se encuentra entre 400-700 nm (en total un 45% de la misma), una franja que se conoce como luz PAR (siglas en inglés de Radiación Fotosintéticamente Activa), habitualmente indicada en micromoles (μmol).

Propiedades de la luz que afectan al crecimiento de las plantas

Cantidad / intensidad de la luz

La velocidad de la fotosíntesis depende en gran medida de la cantidad de luz. La reacción de este proceso es más alta a medida que aumenta la PAR, hasta el punto de que cada especie de planta comienza el proceso de fotosíntesis a distintos niveles de energía de luz, momento que se conoce como punto de compensación de la luz.

Calidad de la luz

La calidad de la luz se refiere al color o la longitud de onda. El sol emite longitudes de onda entre los 280 y los 2800 nm (97 % de la distribución total del espectro). Se dividen en tres regiones: Ultravioleta (100 a 380 nm), luz visible (380 a 780 nm) e infrarroja (700 a 3000 nm). En general, los diferentes colores tienen diferentes efectos sobre las plantas y por tanto, se convierte en imprescindible que la fuente de luz reparta ese espectro de color de una forma eficaz para poder obtener los resultados requeridos.

Duración de la luz o fotoperiodo

La cantidad de horas de luz de día por día impacta directamente en el florecimiento. Las plantas se pueden dividir en tres categorías según la duración del día que se requiere para desencadenar el florecimiento: plantas de días cortos, plantas de días largos y plantas de días neutros.

Color de la luz

Con respecto al crecimiento de las plantas, la luz se define en términos de partículas, también llamadas fotones. La densidad de flujo de los de los fotones (PPFD, en su acrónimo inglés) varía, dependiendo de la longitud de onda (espectro de color de la luz), por ejemplo a menudo las fuentes de luz roja producen fotones de luz más eficientes que las fuentes de luz azul. Sin embargo, cada tipo de planta también tiene una sensibilidad variada para diferentes colores de luz, lo que influye en diferentes procesos de su desarrollo como la altura, la pigmentación, etc. La clave para el uso de fuentes de luz eficientes para plantas está, por tanto, en encontrar combinaciones de luz efectivas para poder obtener los resultados óptimos en la producción.

Las plantas también tienen una especial sensibilidad al color de la luz. Los LED (diodos emisores de luz) están llamados a desempeñar un papel muy importante en este aspecto, ya que con la iluminación LED, la luz de crecimiento (salida espectral) se puede ajustar.

Esta capacidad es lo que permite aplicar la “fórmula de luz” óptima en cada etapa del crecimiento de un cultivo y en cada tipo de cultivo distinto, respondiendo a las necesidades lumínicas de cada planta. Pero el color es sólo el principio. El LED también aporta una gestión eficaz del calor, larga vida útil, alta eficiencia luminosa y eficiencia energética, abriendo enormes oportunidades para el mercado comercial de horticultura.

Los cultivos en invernaderos que utilizan lámparas LED tienen un impacto positivo en el medio ambiente, ya que utilizan únicamente el 5% del agua, 3% del espacio y la mitad del tiempo que un cultivo normal necesitaría.

Fuente iluminet.com

03


GROW

LA MEJOR FÓRMULA PARA HACER CRECER TUS PLANTAS

GROW es el fruto de la experiencia en tecnología LED del equipo técnico de NTE, combinada con un amplio proceso de investigación en el campo de la horticultura.

Equipada con una selección de los LED de mayor eficiencia del mercado, la gama GROW proporciona a las plantas la máxima densidad de flujo de fotones (PPFD) distribuyéndolos de la forma más homogénea gracias a su configuración y ópticas. El resultado es una mejora de la calidad del cultivo, tanto en vivero como en interior, así como una reducción en la duración del ciclo de crecimiento, aumentando la productividad de la plantación de forma exponencial.

Además, la calidad de sus componentes aseguran una gran durabilidad, sin apenas necesidad de mantenimiento y fácil instalación

HELIOS

saber más

HELIOS PRO

saber más

HELIOS Lab

saber más

PM HELIOS

saber más